Valdemoro 918 952 309 - Las Rosas 913 130 873 info@dulcesilusiones.es

Nueva Tienda Dulces Ilusiones Retiro – Cómo un sueño se hace realidad

Sólo tenía clara una cosa… quería un local grande, luminoso y cerca de Atocha. Y la tarea no era fácil, sobre todo cuando llamabas a un local y te decían una cifra de cinco dígitos. Y pasaban los meses y pensaba que sería imposible encontrar lo que soñaba. Casi un año… viendo cómo en locales que ví, que para mí no se adaptaban a lo que buscaba habían abierto incluso tiendas de repostería. Pero un día, ni antes ni después… ese día vimos este local:
Tardé tres minutos en ponerme en contacto con los dueños, y concerté para verlo al día siguiente. Llegué pronto, como casi siempre, y me senté en el banco que está casi en la puerta (ese que se ve en la foto delante del primer coche aparcado), esperando a Charo. Mientras esperaba no me había percatado que sobre mi cabeza tenía un hermoso nido de pajaritos, los cuales no dudaron ni un momento en cagarme encima… pero maravillosamente en lugar de cabrearme pensé… ya me ha cagado un pájaro, ahora sólo me queda tener suerte! Y así fue, entré al local y me encontré con lo siguiente:
Era precioso, mirara donde mirara. Era perfecto. La distribución valía para los dos talleres, el despacho, los almacenes y una tienda amplia. La luz era de ensueño y los ventanales hermosos.
Era nuestro local! Ahora Charo y su familia tenían que estar de acuerdo con ello, y decirnos que sí. Yo no salí del local sin decir el SÍ QUIERO!, ya me había casado con él. Ahora faltaba la otra respuesta, que no tardó en llegar! Gracias a Antonio, Charo y Laura!, que son maravillosos y nos han facilitado las cosas, y que han confiado y creído en nosotros.
Y lo que serían unas vacaciones navideñas en el pueblo, terminaron siendo jornadas intensivas de trabajo para que las nuevas puertas abrieran lo antes posible.
Y luego de tener todo limpio… a pintar… cómo no, de VERDE.
Sí, ya veis que TODO lo hemos hecho nosotros!!! veis a mi querido marido, a mi cuñado, y a mi padrino de boda! (yo pinté también, pero mejor no pongo fotos, jajaja)
Y lo siguiente… a IKEA!
Pobre mi coche, los kilos y kilos que ha transportado. Y veis a mi padre y amigos sin parar de montar muebles… perdimos la cuenta de la cantidad de tornillos que se han puesto. Mis hijos como siempre participando en todo, son dos santos.
Y aquí lo que más me ha costado elegir… EL TALLER!
Quería ante todo comodidad, para los profesores y sobre todo para los alumnos. Quería que el espacio para ver las explicaciones fuera amplio. Y que pudieran trabajar cómodamente en el sitio de cada uno, pero todo eso tenía además que ser PRECIOSO! Ahí veis a mi suegro, mi marido y mi cuñado nuevamente en la obra de ingeniería que fue fijar toda la estructura al suelo, nivelarla y unir todas las encimeras. También en la foto de abajo a la derecha podéis ver para que vale un “Faktum” de Ikea además de para montar cocinas… cuando no había cama para Bruno, le construyeron una en un momento y él más feliz que una perdiz.
Y luego a llenarlo…
Confieso que fue lo más divertido, darle sitio a cada cosa (y moverla 500 veces).
Y llenar el taller, con todo nuevo!
Y así nació Dulces Ilusiones Retiro! y así os cuento yo como lo sueños se cumplen… con el apoyo de los que tenemos cerca, con la fe que nos tienen los que nos quieren, con la fuerza incansable de la familia que empuja y con MUCHO trabajo.
Infinitas gracias por ESTAR y por vivirlo a mi lado!

Cómo hacer merengue italiano con albúmina rápida

Hola, hoy os vamos a enseñar a usar la albúmina rápida para hacer un merengue italiano riquísimo.
Una de las ventajas que tiene, es que vamos a usar claras deshidratadas, por tanto no corremos tanto riesgo como al consumir claras frescas.

Necesitaremos albúmina rápida, en este caso hemos usado la de Kelmy, que da muy buen resultado.

Ingredientes:

Para las claras:
15 gr de albúmina rápida Kelmy
125 gr de agua

Para el almíbar:
300 gr de azúcar
95 gr de agua


En primer lugar montaremos las claras. Para ello ponemos en el bol de la batidora los 15 gr. de albúmina junto con los 125 gr. de agua.

 

Batimos a velocidad máxima hasta obtener unas claras a punto de nieve firme.

Cuando ya las tengamos montadas haremos un almíbar con los 300 gr. de azúcar y los 90 gr. de agua, en punto de bola firme, o lo llevaremos a ebullición hasta que alcance los 125º.

A continuación añadiremos el almíbar a las claras montadas a la vez que batimos a velocidad media. Lo haremos en forma de hilo y todo seguido.

Y seguiremos batiendo unos 5-10 min a velocidad máxima.

Y ya tendremos nuestro merengue listo para usarlo!

Espero que os haya gustado este paso a paso.