Valdemoro 918 952 309 - Las Rosas 913 130 873 info@dulcesilusiones.es
Trucos para rellenar una tarta perfecta

Trucos para rellenar una tarta perfecta

Comenzaremos por medir el bizcocho para comprobar de que medida debemos cortarlo para sacar tres capas de él. Tendremos en cuenta si tiene tripa y no tendremos en cuenta su medida. Preferiblemente utilizaremos lira para bizcochos para cortar las capas. Es mucho más rápido y salen perfectas. Una vez medimos, colocamos el hilo de la lira a la altura deseada. Cortamos la primera capa, apartamos la cortada y repetimos el proceso dos veces más. Nos sobrará tripa. Y tendremos tres capas de igual altura.

De esas capas una tiene la corteza de la base del horneado, otra es la intermedia, y la que tenía la tripa que suele estar dañada un poco por el borde. Y aquí es donde está el truco: alteraremos el orden al montar la tarta. Primero colocaremos la que estaba arriba, la que puede estar algo dañada pero  con la parte dañada hacia arriba, que quede sumergida en el relleno y la parte de abajo quede un borde perfecto y no falle el corte del fondant al forrar.

Cubriremos todo el molde con film de cocina para poder luego desmoldarlo. Es importante que lo montéis en el mismo orden que se presentará la tarta, se que direís que luego hay que darle la vuelta dos veces apra tenerlo fuera del molde, pero si lo montaís al revés, al ponerlo del derecho perderá toda la estabilidad conseguida. Colocaremos la primera capa del bizcocho (recordar con la parte perfecta para abajo y la que pueda estar imperfecta para arriba). Humedeceremos toda la capa con almíbar.

Utilizando una espátula de codo (de otra manera sería imposible repartirlo perfectamente) esparciremos todo el relleno. Un truco para que las capas queden iguales es utilizar una taza medidora para saber cuanta cantidad ponemos por capa, sobre todo si es una tarta de pisos, así todos los pisos nos quedan iguales. Para que no queden huecos, ni aire, y el relleno se reparta uniformemente nosotros utilizamos el ganache bastante líquido, es más rápido trabajar así y luego se endurecerá en la nevera.

Colocamos la siguiente capa, esta realmente da lo mismo de que lado la coloquemos, porque es idéntica por ambos. Y volvemos a colocar el almíbar por toda la superficie. Volvemos a poner otra capa de relleno con las mismas medidas o cantidades que la anterior.

Colocamos la última capa, esta si la volteamos para que la parte del fondo del molde quede hacia arriba y nos de un mejor acabado en la tarta ya la hora de cubrirla con el ganache suelte menos migas y facilite el trabajo. Es muy importante que no os olvidéis de poner el almíbar en esta capa y desde arriba, no sirve que pongaís el almíbar por el lado opuesto y le deís la vuelta, la humedad sólo bajará y no humedecerá la parte superior.

Una vez tenemos la tarta montada, la cerraremos perfectamente con el film cuidando que quede nivelada. Y la llevamos a la nevera, preferentemente de un día para otro o al menos unas cuantas horas.

Cómo hacer galletas de Mickey  sin cortador

Cómo hacer galletas de Mickey sin cortador

Para realiza estas galletas de Mickey super fáciles necesitaremos cortadores redondos. Fondant negro, rojo y blanco. Un rodillo y un pincel.

Necesitaremos una placa de masa de galletas fría en la que cortaremos por cada galleta de Mickey que queramos un círculo grande y dos pequeños.

Con la ayuda de una impresión con la silueta de Mickey le quitaremos al círculo mayor los dos trozos necesarios para que encajen los círculos pequeños de las orejas.

Y así las horenaremos por unos 10/12 minutos o hasta que estén doradas por el borde. No hace falta poner nada, por la propia mantequilla de la galleta se quedarán unidas.

Una vez frías las decoraremos estirando fondant negro con un rodillo.

En este caso lo haremos a la inversa. Primero colocaremos las dos orejitas y retiraremos el resto con el círculo grande. Y luego pegaremos el grande cortado a la mitad.

Repetiremos el mismo paso con el fondant rojo.

Por útimo cortaremos dos óvalos pequeños en fondant blanco y lo pegaremos en la parte roja como los botones.

Si queréis ver un precioso video donde Bruno os enseña lo fácil que son que el mismo las puede hacer podéis verlo aquí.

 

¿Ser autónomo? – Hacienda, la Seguridad Social y la repostería creativa

¿Ser autónomo? – Hacienda, la Seguridad Social y la repostería creativa

Hace ya más de cuatro años que decidí emprender la mágica aventura de ser autónomo. He de decir que si no fuera por mi incondicional gestora y amiga Rosa no habría logrado sobrevivir, pero he de decir también que siempre me ha gustado saber dónde me estoy metiendo y más aún después de mi primera inspección de hacienda.

Por lo que hoy intentaré resolver algunas dudas para que el plantearse ser autónomo no suene a suicidio… después de todo yo sigo viva ¿no? y junto conmigo muchos aventureros más

En primer lugar voy a romper un mito, ¿Se puede facturar; hasta algún determinado importe sin estar dado de alta?, pues no… no hay ningún importe que se pueda facturar sin estar dado de alta y cotizar. El Régimen Especial de la Seguridad Social; dice que deben estar dados de alta todos los Trabajadores por cuenta propia, mayores de 18 años, que, de forma habitual, personal y directa, realizan una actividad económica a título lucrativo. Lo que significa que; realice la actividad que realice, si gano dinero con ella debo darme de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, pero (y estos son los peros que le gustan a los abogados), el que exista la palabra habitual, dentro del reglamento ha dado pie a que existan muchas sentencias judiciales en las que el juez determine que la actividad no era habitual ya que permite interpretación. También existen otras sentencias donde se han podido eximir el darse de alta porque los ingresos anuales no superaban al SMI (salario mínimo interprofesional). Pero no podéis olvidar que todo esto depende de un proceso judicial que lleva mucho tiempo, tiene un coste elevado y son únicamente sentencias anteriores, que tienen peso pero que no han cambiado la ley.

Dicho de otro modo, hago cuatro tartas al año, y no me doy de alta. Si nadie me denuncia, no ocurre nada. Pero si alguien me denuncia puedo acabar en un proceso judicial que posiblemente pueda ganar, pero que costará tiempo y dinero. ¿Ocurre? no conozco a nadie que llegara a un proceso judicial por este tema.

Ahora, independientemente de que de una manera u otra me libre de la Seguridad Social y la cuota de autónomos. De la señora Hacienda no nos libramos de ningún modo. Siempre que tenga un ingreso por una actividad económica, debo pagar un impuesto por él. Y en contra de lo que se cree, no se puede emitir ninguna factura, por ningún importe sin estar dado de alta. (Sin entrar en una venta patrimonial entre particulares, que paga impuestos pero que no necesita alta).

Ahora bien, hago muchas tartas y decido lanzarme a por ello…

Pasos a seguir para emprender un negocio:

Alta en Hacienda: Es la declaración censal o el 036, (una vez dado de alta te cansarás de oír 036 es lo que te pedirán para abrir cualquier cuenta comercial con un proveedor). En esa declaración notificarás tus datos personales, la actividad a la que te vas a dedicar, la ubicación de tu negocio y los impuestos que tendrás que pagar. Tendrás que elegir el epígrafe que para nuestro tipo de actividad pueden ser uno de los siguientes, más de uno o todos ellos (en mi caso estoy dada de alta en los tres primeros):

  • 6443 Comercio minorista de pastelería, bollería y confitería.
  • 6553 Menaje, ferretería y adornos
  • 9339 Otras enseñanzas
  • 673.2 o 677.2 Cafetería

Ten en cuenta que la selección del epígrafe de IAE tiene diversas implicaciones fiscales, pero eso ya es tema de otro día.

Alta en la Seguridad Social

Una vez tengas el alta de Hacienda y en los siguientes 30 días debes darte de alta en la Seguridad Social completando el modelo TA.0521

 En el momento del alta definirás tu base de cotización y las coberturas por las que cotizas. Un libro que me gustó mucho leer en mis comienzos y que recomiendo a cualquiera que decide lanzarse a trabajar por cuenta propia se llama Vivir sin jefe

Esto no es más que el comienzo de esta aventura pero al menos espero haber resuelto algunas dudas, si tienes alguna otra no dudes en ponerte en contacto con nostros.

Colorantes AZO, ¿Colorantes cancerígenos o prohibidos?

Colorantes AZO, ¿Colorantes cancerígenos o prohibidos?

Puede que sean uno de los temas que más controversia presentan para los consumidores y que mayores diferencias presentan en las legislaciones de diferentes países, sobre todo con Estados Unidos. Pero en España, debido a las leyes de la Unión Europea , han cambiado mucho los reglamentos, y siguen cambiando constantemente… tanto que muchas veces cuesta saber que estás cumpliendo la normativa e incluso el inspector que te audita tiene que hacer interminables consultas al respecto. Hoy nos detendremos en los colorantes denominados AZO (azoicos) que tanta polémica han generado porque en el etiquetado indica que afecta a los niños.

Primero (y sin entrar en química pura ¿qué son los colorantes azoicos? Son colorantes que en su estructura molecular presentan un grupo llamado azo, un grupo azo es un doble enlace de nitrógeno ( – N = N – ) conjugando anillos aromáticos por ambos extremos y eso es lo que da el color intenso que tanto nos gusta. ¿Por qué me detengo en esto?, porque a pasar de ser azoicos algunos colorantes; existen dos grupos de ellos: los solubles en agua (que son los que están autorizados como aditivos alimentarios) y los solubles en grasas (no autorizados como aditivos alimentarios). Entonces cuando la gente habla de colorantes cancerígenos; debe conocer que lo son los solubles en grasa (prohibidos) ya que atraviesan con cierta facilidad la barrera intestinal incorporándose al organismo. En cambio los colorantes solubles en agua no se absorben por el organismo. Entonces, ¿cuáles son los colorantes AZO permitidos como aditivos alimentarios?:

  • E-102 Tartracina.
  • E-104 Amarillo de quinoleina.
  • E-110 Amarillo anaranjado
  • E-122 Carmoisina
  • E-124 Rojo cochinilla A.
  • E-129 Rojo allura AC.

Estos seis colorantes azoicos permitidos están incluidos en el Anexo V del Reglamento (CE) Nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008

Este mismo reglamento obliga a las empresas alimentarias a incluir en el etiquetado la siguiente leyenda: ”nombre o número E del/de los colorante(s): puede tener efectos negativos sobre la actividad y la atención de los niños”; Y ¿qué significa?: Que podrían empeorar la hiperactividad y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en combinación con otros aditivos. El TDAH hace que a un niño le sea difícil concentrarse y prestar atención. Pero esta cuestión se trata aún con mucha precaución debido a que no existe unanimidad en la evaluación del riesgo, es decir se advierte pero no hay estudios concluyentes que demuestren que realmente lo empeora. Si quieres conocer más acerca de los aditivos, sus usos y sus restricciones puedes consultar el Reglamento (UE) Nº 1129/2011 de la Comisión de 11 de noviembre de 2011.

Espero que esta información os aclare muchas dudas y os dé seguridad a la hora de consumir este tipo de aditivos. Y si no, puedes utilizar algunas alternativas como las siguientes:

Colorantes naturales: Cuya materia prima es derivada de ingredientes naturales.

Colorantes idénticos a los naturales: Sintetizados químicamente para obtener colorantes ya encontrados en la naturaleza.

Extractos (Colorantes sin número E): Ingredientes alimentarios que dan color, pero no son clasificados como aditivo.

Otros colorantes artificiales: Sintetizados químicamente, que no estén incluidos en la lista que especifica la normativa.

¿Cómo cobrar por una tarta decorada y personalizada? ¿Y cuánto?

¿Cómo cobrar por una tarta decorada y personalizada? ¿Y cuánto?

Cuando se unen la afición y el placer por hacer algo con el trabajo, la situación puede complicarse. Y todos los que habéis comenzado haciendo repostería creativa, que tanto nos apasiona y poco a poco lo habéis convertido en una fuente de ingresos parcial o total, sabéis perfectamente a lo que me refiero. Y para los que no y se enfrenten a la primera vez que tengáis que cobrar por una tarta, espero ayudarlos con este post. Partimos de la base de la dificultad que tiene poner precio a algo realizado artesanalmente, porque debemos entender que no podemos cobrar únicamente por los materiales empleados. Porque eso no lo cobra ni un pintor, que no cobra únicamente los litros de pintura empleados para pintar tu casa ¿verdad?, no… Cobra también la mano de obra. Pero esa mano de obra que lleva tiempo de experiencia y práctica tiene un valor, que cuanto más tiempo lleve en el mercado y mejor haga su trabajo más se valorará. Pues bien, si además de eso hay que incluir a esa mano de obra la creatividad, el diseño vamos a llamarlo el arte que cada uno lleva dentro. Ya tenemos tres factores que influyen a la hora de cobrar nuestra tarta:

  • Los materiales empleados
  • El tiempo que me lleve hacerla
  • El arte que tenga en realizarla

Intento desarrollar uno a uno…

Los materiales empleados:

Aquí debo cuantificar la materia prima para elaborar el bizcocho y el relleno. El fondant utilizado para decorarla. La base y la caja para entregarla. Y la energía eléctrica consumida para hornearla. Todo eso puedo medirlo y cuantificarlo fácilmente y es lo que “el cliente” ve a simple vista, es decir lo más fácil de explicar.

El tiempo que tarde en hacerla:

No contemos el tiempo de horno, porque lo estamos contabilizando como energía eléctrica utilizada. Contemos el tiempo de preparación, relleno, forrado y decorado de esa tarta. Y pongamos un precio a nuestra hora. ¿Qué precio?, pues que menos que el SMI Salario Mínimo Interprofesional ¿no? Eso sale a 4,053€ la hora. (ojo! que eso es a percibir, ahí estamos aportando Seguridad Social, y tenemos derecho a paro), pero por poner lo mínimo de lo mínimo a calcular… podríamos poner el precio hora de un empleado doméstico y decir 10€ pero sería ya impagable una tarta.

Y por último el arte que tenga en hacerla:

Y aquí coincidiréis conmigo que es lo más difícil de calcular. Pero seamos realistas, no es lo mismo que nos haga un traje el modisto del centro del pueblo, que nos haga el traje Roberto Verino. Y no es lo mismo que la tarta la haga una persona que hace su segunda tarta, que una que hace la tarta número dos mil o más. Y para disgusto del cliente, eso también tiene un valor y a decir verdad puede ser ilimitado.

Vamos con un ejemplo totalmente práctico de una tarta de 10 raciones (18 cm):

Materiales empleados:

  • 1 Kg de fondant 5,5€
  • Materia prima: 8,95€
  • Energía eléctrica: 0,20€,
  • Caja y base para presentar la tarta: 2,95€

Total: 17,60€

Tiempo utilizado:

  • Preparación: 15 min
  • Cortado, rellenado y ganacheado: 45 min.
  • Forrado: 30 min.
  • Decoración y modelado: 3 horas.

Total: 4,5 horas = 18,24€. (Imaginaros si lo cuento como empleado doméstico. ¡¡¡Serían 45€!!!)

Mi arte:

Y aquí es donde dependerá de cada uno de vosotros, vuestras habilidades, experiencias y demás.

Esto realmente es lo que hará que esa tarta varíe.

Total: el precio que pongamos.

Precio: 17,60 + 18,24 + ??? = más de 35€. Es decir, es imposible cobrar una tarta por debajo de ese precio.  En el caso de los encargos de Dulces Ilusiones lo calculamos de la siguiente manera:

Tenemos una tabla que va en función de las raciones de la tarta y que sólo contabiliza la tarta cubierta con fondant por raciones. Y toda la decoración la contabilizamos aparte. Si lleva una oblea de papel comestible, decoraciones planas, figuras de fondant etc… cada cosa la contabilizamos por separado y la suma de todo ello da el precio de la tarta.

Nosotros debemos incluir dentro de ello el alquiler, el IVA, los seguros, la empresa que lleva plagas, etc… Y esa tarta de 10 raciones con una figura modelada de 10 cm. de altura vendría a costar unos 65€

Cuando un cliente pregunta por primera vez el precio de una tarta de este tipo suele asustarse bastante, me suele ocurrir sobre todo cuando una empresa pide presupuesto para una tarta de 100 raciones por ejemplo, y cuando ven cifras por encima de 400€ piensan que quieres timarlas y mi pregunta instantánea es la siguiente: ¿Cuánto cobra el postre el restaurante en el que realizáis el evento? y la siguiente es ¿Es corporativo? Automáticamente la situación cambia porque no hay restaurante que cobre menos de 3,5€ un postre cualquiera dentro de un menú de evento. Entonces… ¿Por qué tenemos nosotros que regalarles la tarta?  Pero luego te encuentras con una mamá que quiere ver los ojos de plato de su pequeño, recibiendo su tarta con su personaje favorito, su nombre y los años que cumple… con los sabores que le encantan a toda la familia. Y valora el que podamos llevar a su evento algo que cumpla todas las expectativas y las ilusiones de pequeño y repiten cada año y nos llenan de alegrías y de más Dulces Ilusiones.