Valdemoro 918952309 - Las Rosas 913130873 - Whatsapp 607749870 info@dulcesilusiones.es
¿Qué colorante utilizar para teñir glasa?

¿Qué colorante utilizar para teñir glasa?

Una consulta que tenemos muy frecuente en nuestras tiendas es que colorante es el idóneo para teñir la glasa. Sobre todo en colores intensos como el marrón, negro, rojo o naranja.

Por lo que os enseñamos hoy cuales  utilizamos y como tiñen.

Los colorantes que utilizamos para teñir Glasa Real y casi cualquier tipo de crema son colorantes en gel. ¿Por qué? Porque disuelven muy rápido en las cremas, sin dejar concentraciones de colorantes ni trozos sin deshacer dentro de la glasa (cosa que ocurre algunas veces con los colorantes en pasta.

Y de toda la variedad de colorantes en Gel que existen en el mercado nos gusta mucho utilizar los ProGel de Rainbow Dust. El motivo además de que tienen una gran variedad de tonalidades, es que su color es muy intenso. Con poca cantidad lograremos colores fuertes y vivos (recordar siempre que la glasa al secar sube al menos dos tonos, intensifica su color).

Y además de los colores tan bonitos que se logran son muy cómodos… nos olvidamos de los palillos, directamente desde el mismo tubo podemos agregar al preparado el colorante, tantas veces como deseemos subir el color.

Apenas con pocas gotas de colorante hemos conseguido teñir este naranja tan intenso que lo será aun más al secar la Glasa. Y tenéis 37 colores diferentes.

El mismo colorante vale igualmente para masas, rellenos, fondant, pasta de goma y cualquier otro comestible que queráis teñir.

Esperamos que os sea útil la información y  podáis teñir tan fácilmente la glasa como lo hacemos nosotros.

Cómo hacer glasa real

Cómo hacer glasa real

Hay muchas maneras de hacer glasa real. Hoy os enseñamos como hacemos nosotros habitualmente la glasa. Utilizamos polvo de merengue de Wilton, en nuestra experiencia nos ha resultado muy cómodo y práctico saber que cantidad exacta de agua utilizar para hidratarlo e incorporar el azúcar glas.

Ingredientes:

Lo primero que haremos es mezclar el azúcar glas con el polvo de merengue. Debemos tomarnos el tiempo necesario para que quede completamente integrado y lograr un buen resultado.

Una vez que están integrados incorporamos el agua templada y mezclaremos durante 7 o 10 minutos.

Os he incluido esta foto para que veáis cuando mezclamos poco y la glasa no es correcta. Muchas veces el error que se comete es dejar de mezclar antes de tiempo. ATENCIÓN: es mezclar no batir o motar no debemos incorporar aire a la preparación.

Podemos ver cuando la Glasa está lista que se queda bien blanca y brillante. A partir de este momento según para que lo utilicemos podemos incorporar más agua hasta llegar al punto deseado.

El aspecto es similar al merengue, pero si con una espátula o cuchara la movemos, veremos que es muchísimo más densa que el merengue. Lleva mucha cantidad más de azúcar y no partimos de claras montadas a nieve, por lo que aquí no hay aire ni debe haberlo. Además de que la glasa luego secará por completo convirtiéndose en azúcar dura. Esta glasa es firme y resistente y podemos utilizarla tanto para decorar galletas, como para hacer flores o decoraciones en tartas.

Para conservarla siempre debemos hacerlo en un tupper hermético, y antes de taparlo debemos poner film de cocina tocando toda la glasa sin que quede aire. Puede durar una semana en nevera sin problemas.

Cómo forrar una base para una tarta. Repostería creativa.

Cómo forrar una base para una tarta. Repostería creativa.

Casi el 100% de nuestras tartas llevan de base un disco de poliespán de 15 mm de altura por el diámetro necesario para que la tarta quede bonita.

Utilizamos poliespán porque es liviano, sencillo de trabajar con él, pero principalmente utilizamos poliespán porque podemos integrarlo a la decoración de la tarta. Podemos pinchar decoración, letras, modelados y un sinfín de cosas.

Por ese mismo motivo ese poliepán lo forramos con fondant, el mismo fondant que utilizamos para decorar la tarta. De esta manera siempre el color será el necesario para la composición y el diseño elegido y además tenemos la posibilidad de texturizarlo, pintarlo, marcarlo etc…

Hoy os enseñamos como forramos esas bases de poliespán:

 1 base de poliespán del diámetro necesario

  • Fondant del color deseado
  • Rodillo
  • Una hoja de papel de horno
  • Cinta de 16 mm de ancho (El perímetro de la base más 2 cm)

Estiramos el fondant bastante fino, recordar que la superficie del poliespan es lisa y no necesitamos tapar imperfecciones. Salvo que vayamos a texturizar que entonces tendremos que forrar más grueso. Comprobamos que la cantidad y tamaño estirado alcanzan para cubrirla, colocando la base sobre el fondant.

Primero humedecemos con agua la superficie de la base. Con el rodillo cogemos el fondant estirado y forramos la base como si de una tarta se tratase: extendiendo por toda la superficie el fondant.

Para realizar un corte perfecto ya que no forramos los laterales porque de lo contrario sería imposible de manipular. Ponemos una hoja de papel de horno encima del fondant y con cuidado lo volteamos sobre la mesa de trabajo.

Con una herramienta de corte, evitaremos utilizar cuchillos o herramientas muy filosas porque de lo contrario cortaremos el poliespán también y solo queremos cortar el fondant. Repasamos todo el borde y cortamos al filo de la base.

Con cuidado retiraremos todo el excedente comprobando que el corte es limpio y no han quedado restos por el lateral de la base. Aún seguimos teniendo la base volteada y el fondant hacia la mesa. Pasamos la mano por debajo del papel de horno y volvemos a voltearla para ponerla del derecho.

Una vez terminada de forrar utilizaremos la cinta de 16 mm, utilizamos esta cinta porque es 1 mm más gruesa que nuestra base y así logramos que llegue hasta el fondant. Superponemos los 2 cm que hemos cortado extras de cinta y o bien pegamos con pegamento o bien sostenemos con una alfiler de cabeza. Y tenemos nuestra base preparada para colocar encima la tarta.

Repostería creativa. Cómo hacer un modelado en 2 dimensiones

Repostería creativa. Cómo hacer un modelado en 2 dimensiones

Para muchas personas las figuras modeladas en 3D, sobre todo de personajes es tarea imposible. Ya de por si modelar es difícil y requiere mucha práctica. Si a eso le sumamos que lo que modelemos se tiene que parecer a un personaje ya es toda una aventura. Por lo que muchas veces la solución es hacerlo en 2 dimensiones. De esta manera podemos copiar más fácilmente un personaje.

Mi consejo es que te tomes el tiempo de teñir bien los colores, muchas veces me encuentro con trabajos muy bien ejecutados pero no lleva los colores correctos y el personaje no parece quien tendría que parecer.

Una vez tengas la imagen en papel del tamaño que querrás que tenga en la tarta (preferiblemente tener dos copias) y tengas todos los colores logrados tendrás medio trabajo hecho.

Con una de las copias de la imagen que queremos copiar debajo del trozo de papel de horno. Comenzamos estirando el color de la parte del modelado que tiene menos volumen, o que está por detrás. En este caso para que se entienda haremos primero el torso, porque la cara estará por delante. Colocamos la otra copia por encima y con la herramienta de modelado marcamos el contorno por el cual cortaremos luego.

Una vez tenemos marcados esos contornos con una bisturí  cortamos con cortes limpios y precisos por las marcas para obtener la pieza deseada. Esto lo repetiremos si existen diferentes piezas que cortar y dando distinto grosor en función si tienen más o menos volumen.

 

 

Con la misma herramienta que marcamos donde irían los cortes, pero el lado contrario. Marcaremos, empujaremos, o hundiremos los distintos sitios para dar ese aspecto de volumen. En este caso hundiremos las axilas y marcaremos bajo el pecho para simular los músculos.

Del mismo modo que cortamos todo el torso haremos con el cuello, en este caso tendrá casi el mismo grosor el fondant, pero intentaremos afinarlo hacia arriba, para colocar la cabeza y que no exista un escalón luego.

Modelamos una pera con el fondant del color piel, el mismo que utilizamos para el cuello. Comprobamos con el dibujo que tiene la medida y forma adecuada y la colocamos en su sitio.

Con un bolillo hundimos la cuenca ocular y rellenamos de blanco. Repetimos el proceso con la pupila y el iris. Colocamos la nariz, las orejas y con la misma herramienta que utilizamos anteriormente marcamos la boca. Para que todas esas partes tengan el tamaño y la posición adecuada siempre tendremos al lado el diseño original para copiar.

Por último colocamos los detalles, el escudo, el cuello, y el antifaz. Y para dar mayor realismo, acentuar detalles y realzar zonas con colorantes en polvo y pinceles secos sombrearemos el modelado.

Con esta técnica podemos modelar casi cualquier personaje, con poca experiencia y sin que sea frustrante. Lo básico es pensar antes de comenzar que está por delante y que por detrás y acertar los colores. ¿Te animas a practicarlo?

Cómo rellenar con queso una tarta fondant

Cómo rellenar con queso una tarta fondant

Constantemente escucho que las tartas con determinados rellenos no se pueden forrar con fondant. Un Red Velvet, un Carrot Cake… o cualquiera que os guste rellena de queso, se puede perfectamente cubrir con fondant. También podemos utilizar esta técnica para rellenar con crema pastelera o cualquier otro tipo de crema que no sea consistente como un ganache.

  • 1 Bizcocho
  • Almíbar
  • Frosting de Queso
  • Espátulas y alisadores
  • Molde forrado con film
  • Manga pastelera con ganache de chocolate blanco
  • Tabla giratoria

El proceso de corte y relleno es casi igual al que os enseñamos en “Cómo rellenar una tarta”. Todas nuestras tartas siempre llevan almíbar, y en el 99% de los casos no está saborizado. Sólo lo saborizamos  si queremos acentuar el sabor de la tarta en conjunto. Pero si no preferimos no agregar más sabores diferentes.

Como estos tipos de rellenos no nos permiten ganachear luego la tarta, ni se quedan firmes. Necesitamos construir una presa con ganache para que lo sostenga. En este caso utilizamos ganache blanco para que el cambio de sabor sea el menor posible. Con el ganache en una manga y una boquilla lisa comenzamos a hacer un “aro” alrededor de todo el bizcocho de la altura deseada de relleno.

Intentando ser lo más regulares posibles con la presión que ejercemos en la manga para que la altura de la pesa sea constante, colocamos el ganache por todo el borde de la capa del bizcocho.

Con espátula de codo que nos permita llegar a todo el bizcocho sin llevarnos por delante la presa, rellenamos toda la superficie de la primera capa.

Completamos toda la superficie, teniendo en cuenta que no queden huecos de aire, porque si no el aire buscará luego una vía de escape y aparecerán las burbujas en el fondant. Y repetimos el proceso tantas veces como capas tenga nuestra tarta.

Llevamos la tarta al frío dentro del molde y al cabo de al menos tres o cuatro horas podemos desmoldarla para ganachearla, ya estará fría y con el relleno asentado para poder cubrirla. Si lo hacéis de un día para el otro mucho mejor.

Como os hemos enseñado anteriormente en “Cómo ganachear una tarta” comenzamos primero por la parte superior de la tarta, no olvidéis que tiene que sobresalir para poder construir el borde lateral.

Una vez completada y lisa la parte superior llenamos de ganache los laterales y con el alisador  vamos barriendo el exceso de ganache mientras giramos la base giratoria hasta completar toda la tarta.

De esta manera podremos cubrir con fondant la tarta que por dentro va rellena de queso. Sin ningún riesgo de que se desestabilice, o se estropee el fondant.

Esperamos que con esta técnica os animéis a hacer todas esas combinaciones que siempre os gustaron y que hasta hoy creíais que eran imposibles de decorar.

×
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?