Valdemoro 918 952 309 - Las Rosas 913 130 873 info@dulcesilusiones.es

Puede que sean uno de los temas que más controversia presentan para los consumidores y que mayores diferencias presentan en las legislaciones de diferentes países, sobre todo con Estados Unidos. Pero en España, debido a las leyes de la Unión Europea , han cambiado mucho los reglamentos, y siguen cambiando constantemente… tanto que muchas veces cuesta saber que estás cumpliendo la normativa e incluso el inspector que te audita tiene que hacer interminables consultas al respecto. Hoy nos detendremos en los colorantes denominados AZO (azoicos) que tanta polémica han generado porque en el etiquetado indica que afecta a los niños.

Primero (y sin entrar en química pura ¿qué son los colorantes azoicos? Son colorantes que en su estructura molecular presentan un grupo llamado azo, un grupo azo es un doble enlace de nitrógeno ( – N = N – ) conjugando anillos aromáticos por ambos extremos y eso es lo que da el color intenso que tanto nos gusta. ¿Por qué me detengo en esto?, porque a pasar de ser azoicos algunos colorantes; existen dos grupos de ellos: los solubles en agua (que son los que están autorizados como aditivos alimentarios) y los solubles en grasas (no autorizados como aditivos alimentarios). Entonces cuando la gente habla de colorantes cancerígenos; debe conocer que lo son los solubles en grasa (prohibidos) ya que atraviesan con cierta facilidad la barrera intestinal incorporándose al organismo. En cambio los colorantes solubles en agua no se absorben por el organismo. Entonces, ¿cuáles son los colorantes AZO permitidos como aditivos alimentarios?:

  • E-102 Tartracina.
  • E-104 Amarillo de quinoleina.
  • E-110 Amarillo anaranjado
  • E-122 Carmoisina
  • E-124 Rojo cochinilla A.
  • E-129 Rojo allura AC.

Estos seis colorantes azoicos permitidos están incluidos en el Anexo V del Reglamento (CE) Nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008

Este mismo reglamento obliga a las empresas alimentarias a incluir en el etiquetado la siguiente leyenda: ”nombre o número E del/de los colorante(s): puede tener efectos negativos sobre la actividad y la atención de los niños”; Y ¿qué significa?: Que podrían empeorar la hiperactividad y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en combinación con otros aditivos. El TDAH hace que a un niño le sea difícil concentrarse y prestar atención. Pero esta cuestión se trata aún con mucha precaución debido a que no existe unanimidad en la evaluación del riesgo, es decir se advierte pero no hay estudios concluyentes que demuestren que realmente lo empeora. Si quieres conocer más acerca de los aditivos, sus usos y sus restricciones puedes consultar el Reglamento (UE) Nº 1129/2011 de la Comisión de 11 de noviembre de 2011.

Espero que esta información os aclare muchas dudas y os dé seguridad a la hora de consumir este tipo de aditivos. Y si no, puedes utilizar algunas alternativas como las siguientes:

Colorantes naturales: Cuya materia prima es derivada de ingredientes naturales.

Colorantes idénticos a los naturales: Sintetizados químicamente para obtener colorantes ya encontrados en la naturaleza.

Extractos (Colorantes sin número E): Ingredientes alimentarios que dan color, pero no son clasificados como aditivo.

Otros colorantes artificiales: Sintetizados químicamente, que no estén incluidos en la lista que especifica la normativa.