Valdemoro 918 952 309 - Las Rosas 913 130 873 info@dulcesilusiones.es

Constantemente escucho que las tartas con determinados rellenos no se pueden forrar con fondant. Un Red Velvet, un Carrot Cake… o cualquiera que os guste rellena de queso, se puede perfectamente cubrir con fondant. También podemos utilizar esta técnica para rellenar con crema pastelera o cualquier otro tipo de crema que no sea consistente como un ganache.

  • 1 Bizcocho
  • Almíbar
  • Frosting de Queso
  • Espátulas y alisadores
  • Molde forrado con film
  • Manga pastelera con ganache de chocolate blanco
  • Tabla giratoria

El proceso de corte y relleno es casi igual al que os enseñamos en “Cómo rellenar una tarta”. Todas nuestras tartas siempre llevan almíbar, y en el 99% de los casos no está saborizado. Sólo lo saborizamos  si queremos acentuar el sabor de la tarta en conjunto. Pero si no preferimos no agregar más sabores diferentes.

Como estos tipos de rellenos no nos permiten ganachear luego la tarta, ni se quedan firmes. Necesitamos construir una presa con ganache para que lo sostenga. En este caso utilizamos ganache blanco para que el cambio de sabor sea el menor posible. Con el ganache en una manga y una boquilla lisa comenzamos a hacer un “aro” alrededor de todo el bizcocho de la altura deseada de relleno.

Intentando ser lo más regulares posibles con la presión que ejercemos en la manga para que la altura de la pesa sea constante, colocamos el ganache por todo el borde de la capa del bizcocho.

Con espátula de codo que nos permita llegar a todo el bizcocho sin llevarnos por delante la presa, rellenamos toda la superficie de la primera capa.

Completamos toda la superficie, teniendo en cuenta que no queden huecos de aire, porque si no el aire buscará luego una vía de escape y aparecerán las burbujas en el fondant. Y repetimos el proceso tantas veces como capas tenga nuestra tarta.

Llevamos la tarta al frío dentro del molde y al cabo de al menos tres o cuatro horas podemos desmoldarla para ganachearla, ya estará fría y con el relleno asentado para poder cubrirla. Si lo hacéis de un día para el otro mucho mejor.

Como os hemos enseñado anteriormente en “Cómo ganachear una tarta” comenzamos primero por la parte superior de la tarta, no olvidéis que tiene que sobresalir para poder construir el borde lateral.

Una vez completada y lisa la parte superior llenamos de ganache los laterales y con el alisador  vamos barriendo el exceso de ganache mientras giramos la base giratoria hasta completar toda la tarta.

De esta manera podremos cubrir con fondant la tarta que por dentro va rellena de queso. Sin ningún riesgo de que se desestabilice, o se estropee el fondant.

Esperamos que con esta técnica os animéis a hacer todas esas combinaciones que siempre os gustaron y que hasta hoy creíais que eran imposibles de decorar.