Valdemoro 918 952 309 - Las Rosas 913 130 873 info@dulcesilusiones.es

Espero que no esté leyendo ninguno de mis distribuidores, porque con el título se me echan al cuello._DSC2587

Pero la realidad es esa; no hay un mejor fondant del mundo. Y lo siento de verdad, ya sería mucho más fácil si un único fondant valiera para todo lo que hacemos, en todos los puntos del planeta y en todas las épocas del año; pero, de momento, no ha habido fábrica que altere su composición en función de donde lo comercialice, por lo que… querid@s reposter@s, debemos seguir soñando.

Evidentemente, hay calidades y precios de fondant que, principalmente, estarán condicionados por lo fino que sea el azúcar con el que está hecho, el empaque que traiga y desde donde venga el fondant. A veces, simplemente el que esté fabricado lejos, hace que sea caro, y su precio no significa precisamente calidad.

Entonces, ¿Qué determina que valga o no para lo que voy a hacer, o que el resultado sea positivo?

Principalmente, y casi en un 80%, la humedad. La humedad del ambiente donde trabaje, del sitio donde viva, del producto de repostería que esté realizando y de las manos que lo trabajen.

Y, en segundo lugar , un 20%, la temperatura también del ambiente, del producto a realizar y de las manos que lo trabajen.

Lo que significa que el resultado de un trabajo que realicemos es la combinación de varios factores.

Ahora vuestra pregunta del millón… ¿Qué fondant utilizamos nosotras? ¿Y por qué? ¿Y qué fondant no utilizamos jamás? ¿Y por qué?

Pues aquí os dejo las respuestas (y por favor que no me mate nadie, son sólo valoraciones tras nuestros años de experiencia):

_DSC2595Según para qué lo utilice,

Cupcakes: siempre preferí utilizar Funcakes; me parece uno de los fondants que menos “calcan” (en mi diccionario repostero “calcar” es copiar cualquier imperfección que pueda tener el producto elaborado al cubrirlo con fondant, perdóname RAE). Sobretodo, cuando tengo que hacer cupcakes de boda, que tienen que quedar perfectamente limpios y correctamente acabados. En su defecto, si no tengo Funcakes, utilizo Sweet Art. No me gusta tanto porque es más satinado  o menos fino en su acabado pero da muy buen resultado.

Galletas: es el caso idéntico a los cupcakes; para evitar que cualquier irregularidad en el horneado se traspase al acabado, sigo el mismo criterio.

Tartas: y aquí tengo más factores que influyen, como si va rellena de ganache, swiss o queso…, si estará mucho tiempo expuesta al calor, etc (pero esto ya es tema de otro post). Principalmente siempre preferí usar Credipaste. Sólo cuando la tarta va rellena de queso utilizo algún fondant más duro como  Funcakes. Pero solo escojo ese antes que Sweet Art porque es más opaco en el acabado y ya es una cuestión de gustos, a quien le guste un acabado satinado elegirá siempre Sweet Art, sobretodo si ya quiere el color preparado.

Modelado: aquí nos libramos del factor de la humedad de lo que estamos cubriendo, así como el de sus imperfecciones. Pero entran en juego mucho más nuestras manos, ya que es la herramienta principal de trabajo, y también el tamaño de la figura…; no sólo porque tiene que secar y sostenerse, sino que además, si es excesivamente grande, inevitablemente tendrá uniones que disimular. Entonces necesitamos un fondant que “borre” bien (y de nuevo tiro de diccionario propio, “un fondant que borre”  para mí significa que al efecturar uniones en la figura, o forrar una bola de poliespán, las uniones queden tan disimuladas que no se vean, que estén “borradas”). Y en este caso la verdad es que utilizo casi cualquiera de los anteriores, con más o menos CMC según su dureza. Uno relativamente nuevo que seca muy pero que muy bien es Masycukier

Donde digo Sweet Art léase también Sweet Kolor, son idénticos para mí.

Resumiendo: No utilizo un único fondant, y prácticamente me adapto a cualquiera con el que tenga que trabajar:

Es muy blando, agrego un poco de CMC.

Es muy pegajoso, utilizo Maicena.

Es muy duro, lo meto al micro.

Está muy seco, le pongo Crisco.

Qué fondant no utilizo y por qué…

No utilizo SatinIce, porque siempre me ha dado la sensación de que suda más. Y me parece excesivamente caro para la diferencia que tiene con otras marcas, es decir, lo encarece el transporte y no la calidad.

No utilizo PME, porque es una lotería cómo salga el paquete que abres. No sé si cambian las fórmulas, o sencillamente lo altera demasiado el entorno, pero he llegado abrir dos paquetes juntos y no se asemejaba la textura de uno con otro.

No utilizo ni comercializo Sodifer porque, además de parecerme una piedra, quienes lo ponen al mercado no han respetado jamás la cadena de distribución y venden a todo el mundo al mismo precio, seas o no empresa, y me parece algo muy desleal y poco profesional.

Y puedo seguir nombrando muchas más marcas, algunas incluso muy buenas que existen en el mercado. Pero sencillamente una comenzó en este mundo ya hace unos años y como todo el ser humano es un animal de costumbres, y cuando ya llevas tantos años trabajando con las mismas marcas cuesta cambiar los hábitos, sobre todo cuando te han resultado bien. Y, lamentablemente, comercializarlas todas es imposible.

Os invito a compartir vuestras experiencias… seguro que hay miles para cada marca y producto. Por eso nuestra recomendación en nuestras tiendas es siempre que pruebes. Estamos convencidas que vendemos las mejores marcas de repostería del mercado y que alguna de ellas se adaptará a tu forma de trabajar y a tu gusto en el acabado.