Valdemoro 918 952 309 - Las Rosas 913 130 873 info@dulcesilusiones.es

Comenzaremos por medir el bizcocho para comprobar de que medida debemos cortarlo para sacar tres capas de él. Tendremos en cuenta si tiene tripa y no tendremos en cuenta su medida. Preferiblemente utilizaremos lira para bizcochos para cortar las capas. Es mucho más rápido y salen perfectas. Una vez medimos, colocamos el hilo de la lira a la altura deseada. Cortamos la primera capa, apartamos la cortada y repetimos el proceso dos veces más. Nos sobrará tripa. Y tendremos tres capas de igual altura.

De esas capas una tiene la corteza de la base del horneado, otra es la intermedia, y la que tenía la tripa que suele estar dañada un poco por el borde. Y aquí es donde está el truco: alteraremos el orden al montar la tarta. Primero colocaremos la que estaba arriba, la que puede estar algo dañada pero  con la parte dañada hacia arriba, que quede sumergida en el relleno y la parte de abajo quede un borde perfecto y no falle el corte del fondant al forrar.

Cubriremos todo el molde con film de cocina para poder luego desmoldarlo. Es importante que lo montéis en el mismo orden que se presentará la tarta, se que direís que luego hay que darle la vuelta dos veces apra tenerlo fuera del molde, pero si lo montaís al revés, al ponerlo del derecho perderá toda la estabilidad conseguida. Colocaremos la primera capa del bizcocho (recordar con la parte perfecta para abajo y la que pueda estar imperfecta para arriba). Humedeceremos toda la capa con almíbar.

Utilizando una espátula de codo (de otra manera sería imposible repartirlo perfectamente) esparciremos todo el relleno. Un truco para que las capas queden iguales es utilizar una taza medidora para saber cuanta cantidad ponemos por capa, sobre todo si es una tarta de pisos, así todos los pisos nos quedan iguales. Para que no queden huecos, ni aire, y el relleno se reparta uniformemente nosotros utilizamos el ganache bastante líquido, es más rápido trabajar así y luego se endurecerá en la nevera.

Colocamos la siguiente capa, esta realmente da lo mismo de que lado la coloquemos, porque es idéntica por ambos. Y volvemos a colocar el almíbar por toda la superficie. Volvemos a poner otra capa de relleno con las mismas medidas o cantidades que la anterior.

Colocamos la última capa, esta si la volteamos para que la parte del fondo del molde quede hacia arriba y nos de un mejor acabado en la tarta ya la hora de cubrirla con el ganache suelte menos migas y facilite el trabajo. Es muy importante que no os olvidéis de poner el almíbar en esta capa y desde arriba, no sirve que pongaís el almíbar por el lado opuesto y le deís la vuelta, la humedad sólo bajará y no humedecerá la parte superior.

Una vez tenemos la tarta montada, la cerraremos perfectamente con el film cuidando que quede nivelada. Y la llevamos a la nevera, preferentemente de un día para otro o al menos unas cuantas horas.