fbpx

En repostería creativa, como en todo… las modas cambian y la tendencia de los últimos dos años es hacer los bordes de las tartas cada vez más rectos, filosos o lo que llamamos “perfectos”.

Y he de decir que para todos los que comercializamos tartas es una moda muy muy muy poco rentable. Dejar una tarta con bordes perfectos lleva al menos una hora o casi dos más de trabajo que una tarta sin ellos. Es bonita, si mucho… pero, ¿Como le explicas a un cliente que le tienes que cobrar 20€ más si le haces esos bordes?, simplemente no puedes. Por lo que, actualmente muchas de nuestras tartas llevan esa hora demás de trabajo sencillamente por la moda actual.

Necesitaremos:

  • Una tarta ganacheada (con bordes perfectos)
  • Fondant
  • Agua caliente
  • Pincel
  • Dos alisadores plásticos rígidos
  • Dos alisadores plásticos flexibles
  • Anti deslizante
  • Base giratoria

Debéis recordar que la única forma de lograr bordes perfectos en fondant debemos tener una tarta ganacheada con esos bordes debajo. Tiene que estar bien fría para comenzar a trabajar.

Para comenzar pondremos la tarta sobre una base giratoria con un trozo de antideslizante (en la foto de materiales es el trocito rosa, es eso que venden para escurrir vasos y esas cosas) De esa manera evitaremos que al trabajar la tarta se deslice. Con los dos alisadores rígidos en la posición de la foto comenzamos a hacer presión, manteniendo muy firme el que tenemos en vertical, y empujando desde adentro hacia afuera con el que tenemos en horizontal.  Así repetiremos todo el borde de la tarta.

Una vez completado todo el borde con los alisadores rígidos repetiremos el proceso con los alisadores flexibles. Frotando ambos lados y deslizándonos haremos que tengan aún más filo que con los rígidos.

Podéis observar cómo cambia el borde, como aparecen  los ángulos y queda filoso. Dependiendo de vuestro gusto y exigencia podéis tomaros el tiempo que queráis para dejarlo a vuestro gusto. Eso si, no olvidéis que debajo hay chocolate y que cuanto más trabajemos sobre el se calentará y ablandará.

Espero que las técnicas os ayuden a lograr esos bordes tan bonitos. Recordar que esta técnica requiere práctica, dedicación y paciencia. También os confieso que es un vicio, luego comienzas y es todo un desafío cuanto más filosos nos puedan quedar.